La vivienda es un indicador básico del bienestar de la población, constituye el crecimiento del familiar, y es, al mismo tiempo condición primordial para alcanzar niveles adicionales de desarrollo. Es el espacio que brinda identidad, seguridad, cobijo, lugar de reunión, espacio de convivencia profunda y la base para el desenvolvimiento general de las personas, familias o grupos diversos.

dreecho a la vivienda portada

Desde Tu Techo queremos remarcar que cuando hablamos de vivienda hablamos de vivienda sustentable, con ello queremos dar entender que más allá del concepto de vivienda nosotros apoyamos y fomentamos la sustentabilidad entendiendo esta como un conjunto de acciones y políticas orientadas a la preservación y mejoramiento del hábitat de las personas pero tanto a nivel ambiental, económico como social. Por lo que estas tres dimensiones deben ser integradas y contempladas en cada acción individual o colectiva, solo con la integración de estas tres dimensiones se llegará a la vivienda sustentable.

La vivienda adecuada

Para entender en mayor detalle los elementos fundamentales de este derecho es muy importante hacer referencia a la Observación General No. 4, adoptada por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC) en 1991. En dicha observación se remarca el hecho de que una vivienda no se debe interpretar en un sentido estricto y restrictivo. Por lo que el Derecho a una Vivienda Adecuada no solamente hace referencia al derecho de toda persona de disponer de cuatro paredes y un techo donde encontrar refugio, sino que también implica acceder a un hogar y a una comunidad seguras entendiéndolo como el derecho a vivir en seguridad, paz, dignidad y salud física y mental. El derecho a una vivienda digna o adecuada lleva consigo una serie de condiciones intrínsecas que en múltiples casos tanto en poblaciones urbanas como rurales no se ven satisfechas. (ONU-HABITAT, 2010) (Observatori DESC)

En esta línea se deben satisfacer varias condiciones para que una forma particular de vivienda pueda considerarse que constituye una “vivienda adecuada”. En la Observación General No.4 del Comité de las Naciones Unidas de DESC se señalan los siguientes 7 puntos:

  1. Seguridad jurídica de la tenencia: toda persona debe gozar de algún grado de seguridad de tenencia que garantice la protección legal contra el desahucio o desalojo, hostigamiento y las amenazas.
  2. Disponibilidad de servicios, materiales, facilidades e infraestructura: se refiere a servicios indispensables como agua potable, energía eléctrica, sanitarias y de aseo, eliminación de desechos, drenaje y servicios de emergencia.
  3. Gastos soportables: que los gastos destinados a vivienda y servicios no impidan la satisfacción de otras necesidades básicas.
  4. Habitabilidad: ofrecer espacios adecuados para sus ocupantes y protegerlos de las inclemencias del tiempo, para la protección de la salud.
  5. Asequibilidad: el Estado debe apoyar el derecho de todos a un lugar seguro para vivir en paz y dignidad, incluido el acceso a la tierra como derecho.
  6. Lugar: no debe encontrarse en lugares contaminados ni en proximidad tal que amenace el derecho a la salud de los habitantes.
  7. Adecuación cultural: Permitir la expresión de la identidad cultural y la diversidad de la vivienda.

Estos 7 puntos vienen a manifestar la complejidad e importancia de dicho derecho pues la vivienda es la célula básica de los asentamientos de las personas, alrededor de ella se van a desarrollar nuestras vidas, relaciones, capacidades, oportunidades, reposo, alimentación, salud, etc. La vivienda es un elemento primordial en el desarrollo de personas, comunidades, pueblos, ciudades, etc.; de ahí la importancia de que Estados, instituciones internacionales, etc. de cumplir la obligación jurídica de satisfacer el derecho a la vivienda de sus poblaciones, de conformidad con lo dispuesto en el Pacto Internacional de DESC.

Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales

Recopilación de las observaciones generales y recomendaciones generales adoptadas por órganos creados en virtud de tratados de derechos humanos

Producción social de vivienda

La Producción Social de Vivienda (PSV) se define oficialmente como “aquella que se realiza bajo el control de auto-productores y auto-constructores que operan sin fines de lucro y que se orienta prioritariamente a atender las necesidades habitacionales de la población de bajos ingresos, incluye aquella que se realiza por procedimientos autogestivos y solidarios que dan prioridad al valor de uso de la vivienda por sobre la definición mercantil, mezclando recursos, procedimientos constructivos y tecnologías con base en sus propias necesidades y su capacidad de gestión y toma de decisiones1.”
En un sentido más amplio se encuentra la Producción Social del Hábitat (PSH), que Enrique Ortiz define así: “entendemos todos aquellos procesos generadores de espacios habitables, componentes urbanos y viviendas, que se realizan bajo el control de autoproductores y otros agentes sociales que operan sin fines de lucro” (Ortiz, 2002) y posteriormente agrega, “las modalidades autogestionarias incluyen desde la autoproducción individual espontánea de la vivienda hasta la colectiva que implica un alto nivel organizativo de los participantes y, en muchos casos, procesos complejos de producción y gestión de otros componentes del Hábitat” (Ortiz, 2002).

Amigos productores sociales de vivienda:

Acciones de promoción